semillas de marihuana baratas feminizadas

haze semillas pro-cannabis ofrece una versión diferente sobre la legalización de la marihuana: su impacto económico. Sanciones impusieron los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado en la Región el pasado año por consumir drogas en la vía pública. Las semillas de cannabis se consideran material de cultivo, lo que facilita su adquisición gracias a numerosas growshops. En la operación los agentes se incautaron de 5.669 plantas de cannabis sativa y consiguieron detener a varios miembros de un importante clan de venta de y distribución de drogas.
Los agentes han realizado 17 registros en domicilios y naves industriales en los que han intervenido 160.000 euros en metálico -75.000 de ellos enterrados en el suelo de un garaje de uno de los líderes de la organización-, efectos relacionados con la preparación de la droga para su venta y un arma de fuego.
De hecho, en los últimos meses han proliferado en todo el país plantaciones industriales de este tipo, que requieren grandes inversiones y un profundo conocimiento de los sistemas de cultivo acelerado, que las fuerzas policiales atribuyen a organizaciones criminales especializadas en este negocio emergente.
La investigación se ha llevado a cabo por agentes de la Comisaria de Policía Nacional de Molina de Segura, una vez que tuvieron conocimiento de la existencia de un chalet donde presuntamente se habría instalado un laboratorio clandestino de plantación, cultivo y elaboración de plantas de marihuana.
Mientras, los únicos perjudicados son los consumidores, cuya única alternativa legal es un medicamento llamado Sativex, criticado por los pacientes por su alto precio -unos 30.000 euros al año de tratamiento- y porque no permite cambiar las proporciones de CBD y THC en función de las necesidades del paciente.
Veinte euros por cabeza para hacernos un carné con el que después poder comprar la marihuana en el mismo establecimiento durante un año. Hasta hace algunos años, trabajar en algo relacionado con el cannabis era el equivalente a romper la ley. Así que, hoy en día, no puedes fumar en la mayoría de los establecimientos públicos, pero todavía puedes fumar marihuana en una cafetería de cannabis.
Ciudadanos ya había presentado en el Congreso de los Diputados, a principios del año pasado, una proposición no de ley sobre esta misma cuestión, pero entonces la limitaba al consumo para fines terapéuticos, lo que, sin duda, nos conduciría solo a ampliar el actual marco de hipocresía del que se hablaba antes.
Además, en función del sexo de los encuestados, se ha demostrado que los hipnosedantes y analgésicos opiodes son las únicas sustancias cuyo consumo está más extendido entre las mujeres, mientras que el cannabis el porcentaje de hombres que lo fuma duplica al de las mujeres.
Pero desde el verano de 2017, sin embargo, la comunidad autónoma de Cataluña ha legalizado el cultivo y el consumo de cannabis solo para los clubes de cannabis y dentro de los mismos, eliminando el vacío legal existente, al menos a nivel autonómico. No estoy muy puesto en el tema, pero imagino que la marihuana, por el simple hecho de ser hembra es ilegal su cultivo, independientemente de la cantidad de THC que tenga.
El mayor cabreo para Ana, sin embargo, llega cuando los agentes de Policía le comunican que si en los próximos dos años vuelve a ser descubierta con sustancias estupefacientes la infracción pasa a considerarse como grave de grado medio y el importe oscila de 10.401 a 20.200 euros.

Share This: